Primer grupo de ayuda mutua (GAM) para profesionales
del tercer sector

La realidad del confinamiento en el ámbito social

Durante el confinamiento han tenido lugar situaciones de máximo estrés y ansiedad seguramente para la mayoría de nosotros. Sin embargo, hay sectores de la población en los que se han vivido verdaderas tragedias, crisis y conflictos graves. Y en el mejor de los casos, afortunadamente, ha habido alguien que ha recogido esas situaciones y ha tratado de gestionarlas, acompañarlas y mejorarlas en la medida de lo posible. Trabajadores sociales, integradores, educadores, pedagogos, orientadores, intermediadores, etc.  Individuos dedicados a sostener lo insostenible, con recursos mínimos y con el añadido de la presión extra de un confinamiento que ha hecho mella emocional en todos, indiscutiblemente. En ellos también. Ellos, al igual que los profesionales de la salud, se han visto obligados a cargar con un doble peso: el de gestionar su propia situación personal y las de muchos otros. 

¿Quién cuida a los que cuidan?

Los que amamos el trabajo con personas no nos cansamos de pensar e idear nuevas herramientas para acompañar a diferentes colectivos vulnerables. Somos apoyo y sostén de los que más lo necesitan y nos ponemos a su disposición con todo lo que tenemos, aun a riesgo de que nuestra sensibilidad quede salpicada, prácticamente siempre.

Y se nos olvida que nosotros también somos vulnerables, en el sentido más emocional del término. Que los cuidadores también necesitan ser cuidados.

Actualmente, por ejemplo, se reivindica la necesidad de que las madres recuperen su espacio personal, que ejerzan el autocuidado como premisa indispensable para no vivir la maternidad como una carga y cultivar su bienestar en beneficio propio y, en consecuencia, de sus hijos. De la misma manera, aquellos y aquellas cuya profesión (y, por lo tanto, gran parte de su tiempo) está relacionada con el cuidado de otros, con el soporte logístico, educativo y emocional en situaciones poco favorecidas, deberían reclamar su propio espacio de autocuidado.

El vacío terapéutico en el tercer sector

A día de hoy, son muy pocas las instituciones o entidades sociales que tienen en cuenta este ingrediente de la receta. Mientras las empresas digitales presumen de cuidar a sus empleados con mesas de pim pom, desayunos gratis o clases de pilates para favorecer el buen ambiente, estimular la creatividad y, en definitiva, aumentar la productividad, las empresas del tercer sector confían en los superpoderes de sus empleados y voluntarios para hacer frente a situaciones desbordantes con un componente emocional muy fuerte. Pero no olvidemos que al final solo somos humanos soportando a otros humanos, tratando de amortiguar la caída. Y que la vocación no siempre es una cuerda suficientemente resistente como para tirar de ella sin límite.

Primer grupo de apoyo a profesionales del tercer sector

A.N.A BCN lanzamos el primer grupo de ayuda mutua para trabajadores del tercer sector: un espacio de encuentro y libertad en el que las inquietudes y movimientos internos de este colectivo puedan ser recogidos y acompañados.

El grupo, conducido por las psicólogas Martha Möller y Lola Gispert, se iniciará el próximo 29 de junio en el Memory Center de Barcelona, con un máximo de 12 plazas.

  • Lugar: Memory Center – Calle Rosellón, 154

  • Horario: Martes, tarde de 18h a 19:30h

  • Precio: 10€ la sesión

  • Fecha límite de inscripción: 29/06/2020

  • Formulario de inscripción: https://forms.gle/JHZyx24od2cdMUaG9

Mónica Boixeda Moller, responsable del área de danza y movimiento terapéutico